JOSÉ RAMÓN VALDÉS ROMERO - INCIDE
21190
post-template-default,single,single-post,postid-21190,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

21 Nov JOSÉ RAMÓN VALDÉS ROMERO

Conocí al ingeniero José Ramón Valdés Romero apodado “El Mayor” en 1989 en un Congreso desarrollado por la Federación de Colegios de Ingenieros Civiles (FECIC) celebrado en Hermosillo y organizado por el colegio local y los ingenieros Carlos Armulfo López, Renato Girón y por Jesús Ramón Moya, quien me invitó a ese evento, siendo mi maestro en la Universidad de Sonora.

Se sentó enseguida de mí, vestido todo de negro con su característica corbata vaquera y su sombrero, hablaba mucho y me preguntaba muchas cosas de política del momento y de cuestiones gremiales, técnicas, de pobreza, pero con esas preguntas que tenían respuesta, a lo uno se limita a negar o a asentir con la cabeza, para que él pudiera proseguir su monólogo; en eso, de repente se levanta y lanzaba sus discursos alegóricos y comentaba convencido: “…….como este joven a mi lado y yo coincidimos  en la apertura democrática de los proyectos de gran envergadura deben de ser consultados y por eso yo he invertido en un proyecto para unir Guaymas con Matamoros con el fin de erradicar la pobreza de nuestro país…..”  yo atónito, a mis 20 años, con lo que decía, pero fascinado con su elocuencia y en eso, se acercan algunos ingenieros y amablemente le piden que les muestre el proyecto y lo sacan del salón de eventos, donde omití decir que estaba inaugurando el gobernador, también ingeniero civil, Rodolfo Félix Valdés, en ese momento.

Pasaron casi 10 años y un día se me apersona en INCIDE, preguntándome si lo recordaba; lo que me sorprendía más era que él me recordara a mí y me comenta que seguía firme con su proyecto, con más de 50 años de estar ofreciéndolo a todos, unir Guaymas con Matamoros, al cual denominaba “PLAN GUAIMAS: LA NUEVA NAO DE LA CHINA”, posteriormente se convirtió en colaborador de la revista, hasta que murió en 2010 a la edad de 103 años de edad, personaje verdaderamente sorprendente, honrado me siento de haber contado con su amistad.

Por él conocí la Permacultura, asimismo escribió algunos libros como “ANDANZAS DE UN ANCIANO LÚCIDO Y FELIZ” y “DESEMPLEO Y POBREZA: LOS ARCAICOS MONSTRUOS DE LA ECONOMÍA” de los cuales afortunadamente tengo ejemplares, hablaba de cómo erradicar la pobreza en México, afirmaba saber cómo hacerlo.

Juré después de escucharlo cada mes, cuando iba personalmente a dejar su artículo, subiendo las escaleras, sus increíbles hazañas de juventud, sus obras de ingeniería, sus romances, le gustaba cocinar y le encantaba que lo invitara las carnes asada con mis alumnos y contar sus anécdotas y debo de decir que él siempre ponía la carne, con un marinado de carne envuelto en mantas que nunca he vuelto a probar y un agua fresca que decía hacía de té frío de varias mezclas que confieso que al primera vez que la probé quedé maravillado con la bebida (afortunadamente me dejó la receta, misma que no compartiré).

PLAN “GUAIMAS”

“En viaje rápido de Tampico a Guaymas (1938) tardó 4 días, lo mismo que de vuelta y de esos viajes nació la idea de unir los golfos: el de México y el de California, con sus 1,650 km de separación.

El proyecto puede resumirse fácilmente: se trata de integrar toda la zona norte del país por medio de una compleja vía terrestre compuesta por ferrocarril de doble vía y una autopista paralela de seis carriles.

Los costos para un proyecto tan ambicioso se estimaban en 1997 en 10 mil millones dólares, simplemente el acondicionamiento de Guaymas con sus accesos marítimos y terrestres, la infraestructura y las instalaciones portuarias, costaría arriba de los mil millones de dólares (sic).

Enumeraba uno a uno los fundamentos para la realización de su proyecto, asegurando que los beneficios para México en general y para la zona norte en particular, justificaban con creces dicha inversión.

Uno de los argumentos era la añeja incomunicación y la desintegración de toda la zona norte, por un lado los obstáculos geográficos y por otra el tremendo centralismo que no haya permitido la construcción de líneas de comunicación transversales en el país.

Un tren de estas características estaría en condiciones de realizar el recorrido –entre Guaymas y Matamoros- en menos de 15 horas.

Al hablar de Guaymas como una segura “Puerta de América del Norte  hacia Asia y Oceanía” se está involucrando un volumen de tráfico francamente enorme que, de proseguir el proceso de apertura del mercado Chino, podría crecer aún más.”

COLOROLARIO

Todo lo anterior lo afirmó “El Mayor” en 1997 y bueno, hoy vemos obras de tal magnitud que ya no son tan impensables. Sin embargo, algo que siempre me llamó poderosamente la atención ¿qué motiva a un ser humano a sus 82 años (cuando lo conocí en 1989) pueda defender con esa pasión un proyecto?; por eso siempre me prometí no dejar en el olvido este recuerdo y su proyecto de vida; sé que algún ingeniero recuerda mucho más y sea un aporte histórico y ¿por qué no? este hombre pueda realizar este proyecto y como los grandes líderes, que se concreta a pesar de no estar presente y la historia lo recuerde como un gran visionario y no como un simple soñador que muere en el olvido.

Otras publicaciones de la semana: http://consejoincide.com/category/articulos/

Te invitamos a aprovechar la BECA generada a través del convenio UNICI – INCIDE, interesados comunicarse a coordinacion.posgrado@unici.edu.mx y mencionar el convenio entre ambas instituciones. http://unici.edu.mx/web/

o directamente al What´s App: https://wa.me/5219611511772