Acceso a la información - INCIDE
23213
post-template-default,single,single-post,postid-23213,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

14 Ene Acceso a la información

Otros artículos que te pueden interesar:

http://consejoincide.com/category/articulos/

Estimados lectores les deseo que este 2022, se cumplan sus deseos y anhelos, y sobre todo que los acompañe en todo el trayecto de su vida la salud física y mental que mucho depende de cada uno de nosotros…..

En esta participación me enfocaré a platicar sobre el uso que la sociedad debemos darle a la obligación de los servidores públicos al acceso a la información, es decir porque se convirtió en un derecho humano, y lo consagra la máxima ley de nuestro país.

La publicación de una Ley en materia de acceso a la información de carácter gubernamental en el año 2002, ha sido resultado directo de la consolidación de una mayor democracia en nuestro país. Desde finales de los años setentas, junto con la reforma política del Estado Mexicano, se pretendía plasmar en la Constitución y en leyes secundarías algunas garantías básicas de los ciudadanos con relación al derecho de audiencia, y concretamente de la posibilidad de la obtención de una respuesta oportuna por parte de las distintas dependencias gubernamentales que fuera de forma clara y veraz, siendo así que hasta hace cuatro años, se logra crear y plasmar en la Ley Federal de Trasparencia y de Acceso a la Información Gubernamental, los principales lineamientos para que esto sea posible.

El espíritu de esta reforma, fue empoderar a los ciudadanos con herramientas legales para evitar la opacidad en el manejo de los programas gubernamentales y de aquella información que generaba poder a los servidores que la poseían, de esta manera se colocó a los ciudadanos en un plano de igualdad con los servidores públicos, tal es el caso de los contratos de obra pública, sus precios, sus plazos, contenidos de igual manera en los contratos de adquisiciones, es muy importante conocer los precios de lo que se contrata en obras y adquisiciones para poder tener la certeza de que se hacen inversiones a los precios reales y de mercado y evitar así, que se contraten precios altos que generan corrupción.

El objetivo es que la comunidad pueda participar además en la elaboración de planes y proyectos que se generan en las dependencias gubernamentales, para que se oriente el gasto del Gobierno a satisfacer las necesidades reales de los ciudadanos, y no solo a atender objetivos de carácter político.

A nivel internacional, se califica el nivel de acceso a la información que generan los gobiernos, y mientras más fácil se de acceso mejor se les califica.

En nuestro país existe una narrativa que a veces solo queda en el discurso, de que se trabaja de la mano con los ciudadanos en la planeación de los programas de gobierno, incluso se promueven eventos de participación ciudadana, sin embargo, es cierto también que existe una clara apatía de los ciudadanos en participar.

Así como se califica a los gobiernos por su apertura a brindar la información de los programas, se califica el comportamiento de los ciudadanos en su participación en la elaboración de los planes y proyectos, así como en el nivel de actividad en acceder a la información pública.

Todos los ciudadanos debemos participar en las decisiones sobre los proyectos gubernamentales y darles seguimiento, es la mejor forma de combatir la corrupción, señalar las desviaciones y también los aciertos.

Es recomendable que la sociedad nos organicemos en la conformación de observatorios sobre temas específicos como se hace a nivel mundial, el mejor ejemplo es la creación en Sonora de los comisarios ciudadanos, que en un tiempo calificaban el actuar con entera libertad (le informaban directamente al Gobernador) sin censura de nadie, eso provocó que los responsables de las dependencias se esforzaran en mejorar su trabajo.

Las organizaciones especializadas de profesionales, como: Contadores, Administradores, Médicos, Ingenieros, entre otras, entre sus objetivos de participación social, deberían de conformar observatorios ciudadanos con alguna especialización de acuerdo a sus profesiones, por ejemplo los ingenieros a observar la obra pública, los administradores, observar los procesos administrativos, los médicos observar al sector salud, de esta manera se obliga que los servidores públicos rindan cuentas de sus actuaciones a grupos especializados.

Estos observatorios se deberán conformar con un alto grado de integridad para no caer en intereses que solapen o avalen acciones incorrectas.

En la próxima entrega trataré de la gobernanza

A las órdenes …….

  • MAP Jesús Román Gutiérrez Sánchez.
  • El autor es Licenciado en Administración y Maestro en Administración Pública
  • Experiencia bancaria y financiera
  • Especialista en fiscalización, procesos y planeación Gubernamental
  • Docente en Universidades.
  • Consultor y expositor en temas como obras públicas, adquisiciones Gubernamentales

jerogusa@gmail.com

CEL. 6622561918