Nuevo reto “La Permanencia en 2021”: La Gestión del Talento. - INCIDE
21468
post-template-default,single,single-post,postid-21468,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

07 Ene Nuevo reto “La Permanencia en 2021”: La Gestión del Talento.

Otras Publicaciones de la Semana:

Actualmente, nos encontramos al inicio del nuevo año 2021 que supone ser el punto de partida para aplicar el aprendizaje que adquirimos de los retos que enfrentamos en 2020.

Del aprendizaje obtenido, se puede resaltar, la capacidad de adaptarse a la nueva modalidad de realizar las actividades que antes hacíamos con total naturalidad, como estudiar, trabajar, y llevar el ritmo de vida y las actividades que formaban parte de nuestra rutina.

De lo anterior, consideraremos los aprendizajes adquiridos que promueven el crecimiento personal y el de las empresas que buscan permanecer y desarrollarse para crecer en 2021:

  • Indiscutiblemente, las personas son el principal patrimonio de las organizaciones. El capital humano de las organizaciones compuesto por personas, se ha convertido en un asunto vital para el éxito de un negocio y la principal diferencia competitiva entre las organizaciones.
  • En un mundo cambiante y competitivo, con una economía sin fronteras, las organizaciones se deben preparar continuamente para los desafíos de la innovación y la competencia.
  • La capacitación y desarrollo del personal son imprescindibles para conseguir la correcta y oportuna gestión del talento humano en las organizaciones.

El gran reto de la gestión del conocimiento es que para mantener un sistema de gestión del talento humano es necesario evaluarlo y auditarlo continuamente, a fin de mejorar su funcionamiento.

Al migrar a trabajar desde casa, sin detener las actividades desde fuera de los centros de trabajo, se hizo evidente que existe una diferencia entre lo que muestra el balance general y el valor real de la organización; esa diferencia representa los activos intangibles, entre ellos, el potencial de su gente y su capacidad de aprender y adaptarse. Estos activos no forman parte del material tangible, sin embargo, representan un gran valor para las empresas. Además, de la marca, la lealtad de los clientes, la posición en el mercado y la calidad del producto o servicio.

El inventario no dice cuánto valen estos aspectos ni cuanto se pierde por mala administración o por despido de empleados. Sin embargo, el capital intelectual está allí y al ser ignorado pudiera provocar una amnesia corporativa, donde la empresa pierde su memoria institucional e incluso puede perderse a sí misma.

 El proceso de gestión de datos a través de herramientas informáticas, supone numerosas ventajas para las empresas.  La información siempre ha sido importante, pero con las nuevas tecnologías tiene un papel más decisivo, ya que se puede procesar, transmitir muy deprisa y con gran flexibilidad.

Esto nos proporciona un panorama más claro sobre qué acciones debemos tomar para buscar el crecimiento de las personas o del capital estructural de las organizaciones mismo que incorpora, capacita y sostiene el capital humano.

María Fernanda Quijada Canales

  • Egresada de la UVM en Ingeniería en Negocios y Tecnologías de la Manufactura (2017).
  • Titulación por CENEVAL de Ing Industrial y de Sistemas.
  • Especialista en Certificación y Evaluación Competencias Laborales y Sistema Educativo de Formación Dual.

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en  http://consejoincide.org/  toda vez que se cite la fuente, al autor, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido.

Su contenido es responsabilidad del autor y no refleja necesariamente el punto de vista de manera general de Consejo INCIDE, A.C. / Revista INCIDE, pero con la libertad de expresar y compartir de manera individual sus opiniones y dando nuestra plataforma la oportunidad de dar a conocerlas.