RETOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN TIEMPOS DE CONTINGENCIA - INCIDE
21228
post-template-default,single,single-post,postid-21228,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

23 Nov RETOS DE LA EDUCACIÓN SUPERIOR EN TIEMPOS DE CONTINGENCIA

Otras Publicaciones de la Semana:

.

.

En 5 meses dejan la escuela 2.8 millones

Datos de la Secretaría de Educación y del PNUD refieren que éste es el número de alumnos del ciclo escolar 2019-2020 que abandonaron sus estudios en plena crisis sanitaria.

En menos de cinco meses la pandemia de covid-19 dejó fuera de la escuela al menos a dos millones 830 mil 419 estudiantes.

La Secretaría de Educación Pública (SEP) reveló que el abandono en el nivel básico para el ciclo escolar 2019-2020 es de 10 por ciento, lo que significa dos millones 525 mil 330 alumnos de preescolar, primaria y secundaria, en tanto, en la educación superior la deserción a causa de la pandemia se estima en ocho por ciento, equivalente a 305 mil 89 universitarios.  A ello se sumaba la deserción de 700 mil jóvenes de bachillerato cada año, en promedio, por motivos escolares, económicos o problemas familiares, entre otros, es decir, mil 917 estudiantes a diario.

A raíz de la pandemia, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) estimó que al menos un 15.5 por ciento de estudiantes del nivel medio superior, superior y posgrado no regresarán a clases para el ciclo escolar 2020-2021, lo que se traduce en un millón 431 mil 576 alumnos, ocasionando un retroceso a las condiciones en las que se encontraba el país en 2015. La deserción escolar no solo impacta los sueños personales y profesionales de los jóvenes que abandonan su licenciatura sino que afecta también la economía de nuestro país. Partiendo de estos preocupantes índices de deserción y centrándonos en estudios de nivel superior nos debemos preguntar: ¿Qué retos deben enfrentar las instituciones educativas en estos tiempos de contingencia? ¿Cómo apoyaremos a los jóvenes universitarios desde

la virtualidad de los procesos académicos de esta “nueva normalidad” para no dejar su sueños profesionales inconclusos?

Son muchas las respuestas que ciertamente darán alternativas de solución a los anteriores cuestionamientos, a continuación te comparto algunas estrategias que hemos implementado con éxito para hacer frente a los retos de esta nueva normalidad:

Motivación para enfrentar el día a día: definitivamente el primer y más grande reto es motivar a cada estudiante a que asista regularmente a sus clases, que la vorágine de cambios suscitados en los últimos meses no afecte su permanencia, una muy buena estrategia es fijarles a los alumnos objetivos periódicos durante sus clases que los motiven a conectarse a diario en sus computadoras a través de actividades simples en las que el alumno participe activamente, donde aporte investigación, conocimiento, innovación, crítica, debate o simplemente haga resaltar cualquiera de sus habilidades y conocimientos frente a sus maestros y compañeros ¿a quién no le entusiasma tener la atención de las personas, hacer uso de la palabra y ser reconocido por alguna aportación?

Adaptación de la práctica a la modalidad virtual: ésta es sin dudauna de las actividades que mejores resultados ha generado, aquí es donde el rol del docente altamente calificado cumple con su labor académica de excelencia, romper con el paradigma del escenario de prácticas y simulaciones estructurado y abrir la puerta de ambientes no controlados donde el chef puede preparar los mejores platillos por video conferencia, el fisioterapeuta puede aprender técnicas utilizando como pacientes a sus propios familiares, el arquitecto desarrolla habilidades autodidactas para manejar los complejos programas digitales y el abogado puede hacer simulación de un juicio oral vía remota son sin duda resultado de esta adaptación.

La práctica a distancia hace que el alumno arme sus propios escenarios, se equivoque y corrija, que busque recursos antes, durante y después de la actividad y que encuentre por sí mismo soluciones a sus áreas de oportunidad, todo esto le brinda confianza en su proceso de formación, independencia y más ganas de seguir aprendiendo.

Docentes altamente calificados en el ámbito tecnológico: hoy en día, es indispensable que cualquier maestro domine el uso de tecnologías de la información, convirtiéndose en uno de los requisitos indispensables del nuevo perfil docente, aquí el rol y las aportaciones de las instituciones educativas hacia su capital humano son clave para poder enfrentar con éxito los nuevos procesos de enseñanza.

Eficiencia en los servicios administrativos: sin duda todos recordamos un restaurante en el que uno de los meseros nos haya tratado de lo mejor ¿cierto?, cuando pensamos en volver al lugar lo hacemos gustosos esperando volver a vivir ese efecto WOW que nos hace dejar una propina bien merecida con gusto. Los procesos administrativos en la educación no son la excepción, esta fase de contingencia indiscutiblemente debe venir acompañada de la implementación de re ingeniería en los servicios con el objetivo de hacer más eficientes los procesos y optimizar tiempos, aunado a esto la flexibilidad y la implementación de estrategias financieras adaptadas a las nuevas necesidades de nuestros usuarios forman parte clave para poder mantener el barco a flote.

Compartir el mismo sueño y hacer equipo: cada alumno que forma parte de nuestras aulas tiene un sueño por el cual desea culminar sus estudios profesionales, una de las premisas en los equipos de trabajo que he manejado durante los últimos 6 años ha sido compartir ese proyecto de vida de cada alumno y esto se logra brindando asesoría, acompañamiento, buscando siempre “el cómo SÍ” en marco de la normatividad y muy importante el dejar de atender a los alumnos como una simple matrícula sino hacerlo con calidez humana y solidaridad tal como lo hacen los miembros de los equipos que van en búsqueda de la victoria.

Hoy más que nunca las instituciones educativas necesitan desarrollar planes estratégicos alineados a enfrentar con éxito los nuevos retos en la educación, la vulnerabilidad en la que nos encontramos día tras día ante un escenario de constante incertidumbre en esta fase de contingencia complica aún más la implementación de fórmulas para atacar los indicadores académicos como antes lo hacíamos, derivado de todo lo anteriormente mencionado entonces ¿cuál sería el reto más grande para cualquier institución? la eficacia de la adaptación al cambio.

M.A. Karla Fabiola López Bañuelos

karla_lopez@uva.edu.mx


Puntos curriculares:

  • Directora General de Universidad Vizcaya de las Américas
  • 19 años de experiencia en el sector educativo
  • Maestría en Administración de Negocios por la Universidad del Valle de México
  • Experta en desarrollo de instituciones educativas
  • Consultora en procesos comerciales educativos