Simulación y DRO - INCIDE
22733
post-template-default,single,single-post,postid-22733,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

07 Ago Simulación y DRO

Otras Publicaciones de la Semana:

La figura del DRO tiene un lugar y funciones muy claras dentro del proceso de la construcción, debe empezar desde la etapa de Proyecto para auxiliar y apoyar al proyectista en cuanto hace a las Regulaciones locales que deben considerarse al hacer el Proyecto, sobre todo cuando el proyectista es foráneo a la localidad donde se construirá la obra, aún cuando el proyectista sea local pudiera haber actualizaciones a la normatividad que no necesariamente conoce el proyectista.

Un proyecto que no cumple con la normatividad vigente no podrá obtener Licencia de Construcción ni otros Permisos, Dictámenes y Licencias necesarios para la ejecución de la obra y serán necesarias modificaciones que además de significar retrasos pueden llegar a ser costosas y afectar seriamente el proyecto.

Los tiempos de gestión y trámite serán óptimos cuando el proyecto cumple lo necesario y requieren atención y seguimiento dedicado, por supuesto durante el proceso de construcción la verificación de que todo se hace como es debido tiene una importancia invaluable para finalmente llegar a la etapa de cierre de la obra y sus correspondientes Constancias o Certificados de Terminación y la legal y segura ocupación. Hasta aquí pudiera parecer obvio y sencillo, SIN EMBARGO, las cosas no se hacen así y es ahí donde empiezan los problemas y las complicaciones.

El Proyecto generalmente ya ésta hecho cuando se le presenta al DRO, es común encontrar en el Proyecto el no cumplimiento de regulaciones locales por lo que se requiere la intervención del proyectista nuevamente para hacer los cambios necesarios y, desgraciadamente, en ocasiones se hacen solo en planos o documentos pero sin intención de respetarlos en la obra y aunque parezca mentira existen DRO que lo permiten, aquí aparece el tema de la SIMULACIÓN, no debe hacerse aparecer como que algo se cumple en el proyecto cuando en la realidad no se hace en la obra.

Enseguida corresponde a la Dependencia de Desarrollo Urbano revisar lo presentado por el DRO para constatar que el expediente está completo y el DRO está vigente, aquí hay un punto importante considerando que la Dependencia de Desarrollo Urbano es la que otorga el Registro al DRO en la medida que el DRO es de calidad será que el trabajo estará mejor hecho, ha sido tradición en casi todo el país que las Dependencias de Desarrollo Urbano han exigido a los solicitantes de Registro como DRO presentar Carta expedida por el Colegio Profesional correspondiente avalando su calidad para realizar esta función, esto significa que el Colegio Profesional ha verificado que el profesionista tiene la experiencia, la ética, el arraigo y la capacitación necesarias; desgraciadamente cada vez vemos con mayor frecuencia que la Dependencia de Desarrollo Urbano cediendo a presiones o intereses políticos, sociales o económicos otorga el Registro como DRO a profesionistas que no han sido avalados por algún Colegio de Profesionistas, lo cual muchas veces ha derivado en expedientes de obra mal conformados, incompletos o hasta falsificados, otra vez la SIMULACIÓN por parte de la Dependencia de su responsabilidad de vigilar por la calidad de los DRO con Registro.

La Obra requiere la presencia oportuna y persistente del DRO para que la verificación del cumplimiento sea efectiva, llevar registro escrito y gráfico por medios manuales o electrónicos es importante también, pero vemos como a veces el DRO no visita la obra con la frecuencia necesaria ni lleva los registros requeridos, otra vez la SIMULACIÓN, se visita la obra de vez en cuando para simular la verificación debida, por supuesto que esto tendrá como consecuencia que en la obra se realizan acciones que el DRO no se da cuenta y podrían estar mal y en algunos casos representar un riesgo para los futuros ocupantes o usuarios de la construccion.

Un malentendido común por parte del propietario es que debido a que es el quien paga al DRO y este está obligado a aceptar lo que el propietario diga y un reclamo común cuando el DRO hace alguna observación o corrección es protestar porque es lo que el propietario quiere y como es el que paga se debe aceptar ya que es el que manda cuando en realidad el único que manda en el DRO es la Normatividad Vigente, pero se permite al propietario hacer lo que quiere y se hace la SIMULACIÓN de que se respeta la Normatividad. Finalmente se llega al final de la obra y habrá que hacer el Aviso correspondiente a la Dependencia de Desarrollo Urbano solicitando el Certificado de Terminación o Autorización de Uso y Ocupación bajo el supuesto de que todo se hizo de la manera correcta, bajo este supuesto ya que así lo declara el DRO, se expiden los documentos citados.

Así tenemos un Propietario que quiere pagar lo menos posible, SIMULANDO que contrata un DRO y por otro lado un DRO SIMULANDO que hace su trabajo bajo el pretexto de que no le pagan lo suficiente para hacerlo bien y una Dependencia de Desarrollo Urbano SIMULANDO que cuida la calidad del proyecto, de la obra y del DRO pero no lo hace por temor a problemas políticos o por beneficios económicos.

Un mecanismo frecuente que se utiliza para reducir o desaparecer el costo del DRO en el esquema de la inversión es que el proyectista o el constructor le ofrecen al cliente como un atractivo (o un plus también dicen) de su propuesta de proyecto o de construcción es que “incluye” la firma de DRO sin costo o a muy bajo costo, por supuesto que sólo la firma sin ninguna de las funciones que debe realizar el DRO, bajo este esquema se hace en el proyecto y en la obra lo que el propietario quiere porque es el que paga al margen de que se cumpla con la Normatividad pasando a segundo o tercer término lo que debería ser lo principal.

Cabe aquí mencionar que como un principio básico de ejercicio profesional es sabido que “a distintas funciones vinculadas corresponde actores diferentes, no relacionados profesional, comercial ni familiarmente”, es así que en condiciones similares una UVIE no puede ser proyectista, proveedor o contratista eléctrico de la obra en la cual es Unidad de Verificación.

Es así como lo anterior perjudica la especialidad del DRO dificultando grandemente la consolidación y crecimiento profesional de los especialistas dedicados a esta labor que constantemente luchan contra la simulación y la competencia desleal, es necesario trabajar juntos los profesionistas dedicados a esta especialidad junto con sus Colegios de Profesionistas, Asociaciones de Especialidad y con el apoyo de las Autoridades Municipales en beneficio de la Sociedad en lo general, todos se verían beneficiados con la seguridad de que los proyectos y las obras de Mexico se hacen con observación de la Normatividad vigente siendo de esta manera lo más efectivo y eficientes posible, es un camino largo y complejo pero vale la pena luchar por él.

Ing. Francisco Arreola Hoyos

  • Ingeniero Civil Unison 75-80
  • Presidente Colegio de Ingenieros Civiles 2005-2007
  • Tesorero Federación Mexicana de Colegios de Ingenieros Civiles 2005-2007
  • Presidente de la Asociación Mexicana de Directores Responsables de Obra y Corresponsables 2007-2009
  • Miembro Fundador y del Consultivo de INCIDE
  • Representante del CICS ante la Comisión de Integridad y Anticorrupción (actual)
  • Representante del CICS ante el Consejo Consultivo para el Desarrollo Metropolitano de Hermosillo

Teléfono: 662 1110680

Email: francisco@arreola.com

Skype: francisco.arreola7

Página Web: http://www.francoarreola.com

Facebook: http://facebook.com/franciscoah

Twitter: http://www.twitter.com/franco7