¿Vale la pena estudiar Ingeniería Ambiental? - INCIDE
21513
post-template-default,single,single-post,postid-21513,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

11 Ene ¿Vale la pena estudiar Ingeniería Ambiental?

¿Te gustaría ser colaborador editorial? visita nuestra sección de artículos: http://consejoincide.com/category/articulos/ y envíanos tus datos al WhatsApp: https://wa.me/521662570688

Para mí en lo personal, ha valido la pena cada segundo invertido en esa licenciatura y en mis estudios como autodidacta. Y algo que puede sorprender es que no lo digo meramente por los ingresos económicos.

Mi primer trabajo formal como egresado y en ejercicio de mi profesión, fue en una mina muy conocida de Sonora. Ahí lleve a cabo funciones de supervisor de seguridad e higiene con una compañía contratista. Y antes de ese trabajo, tuve la oportunidad de hacer prácticas en otra mina, y además, prácticas en el área ambiental de una fábrica de autos.

Después de trabajar en la industria de la construcción, particularmente en una mina a cielo abierto, fui contratado por siete empresas más, como supervisor o coordinador de seguridad, salud y medio ambiente. Fueron muchas experiencias que hice dentro y fuera de Sonora, y en algunas ocasiones, en proyectos que hasta la fecha, forman parte de mi
repertorio de historias para contar, y de un circulo de amistades que aun preservo.

Pero independientemente de los trabajos, experiencias y mis amistades; hay algo que me encanta y que me hace sentir pleno como ser humano y profesionista aun sin siquiera ejercer en un trabajo. Solo que antes de llegar a ello, quiero comentar que el trabajo como profesional de un ingeniero ambiental puede variar mucho, ya que las funciones pueden ser en campo, de oficina, técnicas, legales, o de otra índole; inclusive puede que las actividades sean meramente de seguridad y salud ocupacional, mas no algo que ver directamente con las ciencias ambientales. Pero la ingeniería ambiental no depende del trabajo que tengas, eso es independiente.

Una persona con espíritu y aptitudes de ingeniero ambiental, cuenta con un abanico de disciplinas que proveen soluciones y buenas prácticas para el día a día de nuestras vidas, para procesos industriales y para el mejoramiento de la calidad de vida tanto de las personas como de los ecosistemas.

Un ingeniero ambiental con esas características, cuenta con conocimientos básicos de biología, física, química, termodinámica, toxicología; así como de calidad y tratamiento de agua y aire, caracterización y remediación de suelos, derecho ambiental, entre otros, que encajan perfectamente con las necesidades sociales debido al deterioro antropogénico desmedido del medio ambiente.

En el caso del Río Sonora se han requerido gran cantidad de muestreos, análisis y diseño de propuestas para la potabilización del agua, cosa que un buen grupo de ingenieros ambientales podría hacer. Y por otro lado, para haber evitado derrames como el del 2014 en el mismo río, también un buen grupo de ingenieros ambientales podría haber hecho la diferencia, con estrategias y planificación apegada a la naturaleza de las actividades y a
medidas de prevención y contingencia.

En casos como el CYTRAR, o mejor conocido como el cementerio tóxico abandonado de Hermosillo, se dan ciertas situaciones que pueden ser atacadas con ingeniería ambiental, tal es el caso de la caracterización de los suelos, el muestreo de aguas subterráneas, el modelado de dispersión de contaminantes y la evaluación del riesgo ambiental, cuestiones no ajenas a esta profesión. Y claro, antes que eso, también se hubiesen podido evitar los problemas que trajo el CYTRAR con un buen estudio de impacto ambiental y con decisiones de gobierno bien sustentadas y apoyadas por expertos en la materia.

También las prácticas de ingeniería ambiental serían de gran utilidad en Nacozari de García, donde en ocasiones el agua de la llave pareciera más agua del drenaje que agua potable. Ahí se podría diseñar una planta potabilizadora de acuerdo con la naturaleza del recurso hídrico y las características del sitio; y también, un sistema de monitoreo de la calidad del agua tanto cruda como potabilizada, a fin de evitar problemas de carácter epidemiológico, de infraestructura y de orden legal.

Otro caso es el de Hermosillo, donde la ingeniería Ambiental bien podría servir para operar una red de monitoreo de la calidad del aire, y así mismo identificar fuentes de generación de contaminantes y hacer propuestas para el control de las emisiones mediante tecnología o sustitución de procesos o materiales.

El otro lado de la ingeniería ambiental es la seguridad y salud en los centros de trabajo, esa es otra área que incluye esta profesión, y es una disciplina que según mi experiencia, tiene más vacantes que las relacionadas directamente a lo medio ambiental. Ahí también hay existen muchas oportunidades para aportar, ya sea en prevención de accidentes o de
enfermedades relacionadas con los procesos, las instalaciones y otros factores como el humano.

Esta es mi opinión personal, basada en mi experiencia profesional y en mi trabajo como voluntario en causas ambientales a través de la Asociación Sonorense para la Gestión Ambiental, A.C.

Ojo, cuando hablo de ingenieros ambientales, me refiero a personas que practican la ingeniería ambiental independientemente si la han desarrollado mediante una carrera meramente de ingeniería ambiental, otras profesiones o de manera autodidacta. No estoy usando la expresión de ingeniería ambiental como si fuese exclusiva solo de los que la estudian como carrera. Esta puede ser puesta en práctica desde muchas otras
profesiones como la ecología, ciencias ambientales, biología, etc.

Por último quiero dejar en claro que todo va depender de como aproveches tus conocimientos y de qué oportunidades se te presenten, y también, de sí ves esto solo como una forma de obtener ingresos o como una forma de aportar a la sociedad y al medio ambiente. Eso último y el entender mejor mi relación con la naturaleza, es lo que me hace sentir bien conmigo mismo, y es lo que me hace sentir pleno como ser humano, incluso, más aún cuando lo hago por pasatiempo y no meramente como ejercicio de mi
trabajo.

Autor: Ing. Alejandro Hernández Ortíz
alejandro_h_o@hotmail.com
Ingeniero Ambiental Industrial
Presidente de la Asociación Sonorense para la Gestión Ambiental, A.C. (ASGA MX)

Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en  http://consejoincide.org/  toda vez que se cite la fuente, al autor, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido.

Su contenido es responsabilidad del autor y no refleja necesariamente el punto de vista de manera general de Consejo INCIDE, A.C. / Revista INCIDE, pero con la libertad de expresar y compartir de manera individual sus opiniones y dando nuestra plataforma la oportunidad de dar a conocerlas.