LA MEJORA REGULATORIA COMO ALIADA DEL SECTOR COMERCIO - INCIDE
21146
post-template-default,single,single-post,postid-21146,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

18 Nov LA MEJORA REGULATORIA COMO ALIADA DEL SECTOR COMERCIO

El sistema federal mexicano se ha convertido en una ventana de oportunidad para que estados y municipios en el país regulen en el ámbito de su competencia, y de acuerdo con sus prioridades como autoridad. Lo cual ha generado en las últimas décadas que se haya producido una importante variedad de regulación de diferentes temas económicos. Así, la forma en que se regulan las actividades económicas ha encontrado importantes contrastes; esto lo podemos observar en sectores como comercio, transporte, construcción y turismo, entre otros.

En las últimas décadas han formado parte de la modernización del Estado mexicano dos políticas públicas fundamentales para la promoción de los mercados eficientes y la generación de crecimiento económico: i) la mejora regulatoria y ii) la competencia económica. Estas persiguen diversos objetivos, entre ellos favorecer la cultura de la competencia, así como promover que las normas jurídicas y las políticas públicas, diseñadas y emitidas por las autoridades y los reguladores sectoriales, no limiten la competencia en los mercados. Lo anterior, con el objetivo de contribuir al bienestar de las familias, el crecimiento económico del país y el beneficio de la sociedad.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la acción gubernamental es muchas veces vital para promover y proteger metas de políticas públicas. Asimismo, señala que una importante y legítima forma de acción gubernamental es el establecimiento y ejecución de leyes, lo que en México se conoce como regulaciones. Sin embargo, la OCDE señala también que a menudo las leyes, reglas y reglamentos que establecen los gobiernos afectan la naturaleza y el grado de competencia. En este sentido, la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) ha señalado que en ocasiones la regulación puede limitar la capacidad de las personas y las empresas para emprender un negocio o para competir en un mercado, o bien restringir las opciones de bienes y servicios a los consumidores, sin conseguir los beneficios sociales o económicos que buscaba lograr.

Entre los obstáculos para la competencia, las restricciones más dañinas son precisamente las barreras regulatorias impuestas por las propias autoridades. Estas barreras pueden ser de orden federal, estatal o municipal, y frecuentemente son impuestas con la influencia o, peor aún, en contubernio con agentes económicos privados.

En México, en el marco del Premio para identificar el Obstáculo Regulatorio más Absurdo para Competir y Emprender, del total de obstáculos identificados, 41% dificulta abrir un negocio y reduce el número de empresas, 25% hace más difícil que el consumidor elija el producto o servicio que más le conviene, 25 % pone en ventaja a un grupo de empresas respecto de otras que no pueden competir en una cancha pareja y 3% genera incertidumbre para la apertura u operación de un negocio.

En el  análisis exhaustivo realizado en 32 estados y 113 municipios en el que se buscó identificar las principales barreras regulatorias que afectan el funcionamiento de los mercados locales, con el fin de proponer reformas a sectores prioritarios y así impulsar el crecimiento de la economía local, en total se identificaron 10,723 fallos regulatorios. El sector que más fallos presentó en todo el país fue Comercio con 39.8 % del total.

El sector comercio es importante por su relevancia económica, al respecto cabe destacar que las unidades económicas del Comercio (2,042,641) representaron 48.3% del total de establecimientos a nivel nacional en 2014. A su vez, el sector registró 29.6% del total nacional de personas ocupadas. Para 2018 el comercio al por mayor en conjunto con el comercio al por menor aportaron 6.5 % del PIB, según cifras oficiales del INEGI. Asimismo, dentro del sector, las microempresas son importantes en cuanto al empleo, puesto que generan cuatro de cada diez puestos de trabajo. En el caso de  Sonora su relevancia no es menor, hablamos de 41,785 unidades económicas, representa el 18.4% del PIBE Sonora y para el III trimestre 2020 su personal ocupado es de 181,300.

Con respecto a los fallos regulatorios encontrados, me gustaría comentar los impactos de estos para el  sector Comercio, los cuales enlisto a continuación:

  1. RESTRICCIÓN DE HORARIOS: El impacto de este tipo de obstáculos recaen en que podría restringirse indebidamente la competencia y limitar la apertura de nuevos comercios, afectando la oferta de productos a la población.
  2. REQUERIMIENTO DE MÍNIMO DE CAJONES DE ESTACIONAMIENTO: Este tipo de requisitos eleva el costo del proyecto y afecta las condiciones de compra en perjuicio de los consumidores. Adicionalmente, puede ir en contra de prácticas recientes que pretenden reducir el uso de vehículo y fomentar la movilidad. En el caso de establecimientos que se dedican a la venta de alimentos y bebidas dedicaran mayor espacio al área destinada al desarrollo de sus actividades; lo cual podría traducirse en mejores condiciones y calidad de servicio para los consumidores.
  3. REGULACIONES QUE GENERAN ELEVADOS COSTOS DE CUMPLIMIENTO: Los altos plazos de respuesta, largos procedimientos y requisitos innecesarios elevan los costos de cumplimiento.
  4. PREFERENCIA PARA APERTURA O FUNCIONAMIENTO A PRODUCTORES LOCALES: Este tipo de preferencias podría impedir la oferta de productos con mejores precios y disminuir los incentivos para mejorar el producto.
  5. PREFERENCIA PARA APERTURA O FUNCIONAMIENTO A GREMIOS: Estas preferencias pondrían generar barreras a la entrada de nuevos competidores, lo cual sería un incentivo para que las empresas perciban no atractivo el ambiente de negocios para la inversión y limite el crecimiento de la actividad correspondiente.
  6. OPINIÓN DE GREMIO PARA LA APERTURA DE NUEVOS ESTABLECIMIENTOS: Representa un obstáculo para la entrada de nuevos establecimientos de la actividad correspondiente.
  7. NUMERO MÁXIMO DE PERMISOS Y LICENCIAS: Este fallo disminuye la participación de competidores independientes, reduciendo la inversión y el bienestar de los consumidores.
  8. REGULACIÓN DE PRECIOS DE LOS PRODUCTOS OFERTADOS POR LAS EMPRESAS: Estas regulaciones terminan perjudicando a los consumidores cuando implica que los competidores comparten información que no está disponible para los consumidores, benefician solo a un grupo, afectan el libre mercado y el poder de compra de la sociedad. Al no poder competir con sus precios genera un círculo vicioso que impedirá la entrada de más empresas ofreciendo el producto o servicio.
  9. DISTANCIAS MÍNIMAS SOCIALES: Dichas distancias deberían obedecer a un análisis de mejora regulatoria basado en riesgos. Este tipo de fallos podría afectar a las nuevas empresas  que desean entrar a la actividad y beneficiar a las ya establecidas previamente a la entrada de la regulación, sería importante diferencias por tipo de actividad y riesgo la pertinencia de cada una de las regulaciones. Muchas de estas distancias se refieren a establecimientos de venta de bebidas alcohólicas, sin embargo, algunas alternativas a esto es que puedan establecerse a menor distancia pero que operen en horarios que no afecten a los otros establecimientos como escuelas u hospitales.
  10. DISTANCIAS MÍNIMAS ENTRE COMPETIDORES: Este tipo de fallos limita la apertura de nuevos negocios, frenando la inversión y limitando las opciones de compra de la población, ya que benefician a los ya establecidos y frenan la apertura de nuevos comercios; así mismo limitan los incentivos para mejorar su calidad, disminuyendo el bienestar del consumidor.
  11. REQUISITO DE ANUENCIA VECINAL: Este fallo es una limitante para los nuevos establecimientos ya que la obtención del consentimiento de los vecinos para poder operar no está claramente regulada en los instrumentos jurídicos. Al no estar bien establecido el procedimiento el procedimiento de conformidad a todos los elementos  que debe de contar este trámite, podría incrementar los incentivos para que se resuelva de manera discrecional por parte de la autoridad.
  12. AMBIGÜEDAD DE CRITERIOS Y DISCRECIONALIDAD PARA EL OTORGAMIENTO DE PERMISOS: Existen disposiciones regulatorias que podrían generar espacios para la discrecionalidad de la autoridad al existir ausencia de criterios para el otorgamiento de permisos. Estos fallos provocan que las regulaciones se puedan entender desde diferentes aristas, otorgando preferencia a ciertos agentes económicos, restringiendo la operación de un negocio incluso limitando la entrada de nuevos competidores al mercado.  Además, la discrecionalidad en la aplicación de las regulaciones afecta más a los competidores más pequeños. Aunado a ello, existe un sistema doble de otorgamiento de licencias, provocado por el traslape de atribuciones estatales y municipales, como las licencias para vender bebidas alcohólicas. La discrecionalidad en la mayoría de las veces, es el resultado de un mal diseño de una regulación en el otorgamiento de bienes y servicios.

Para concluir mi columna, quisiera resaltar la existencia como  área de oportunidad con la información mencionada anteriormente, ya que las autoridades de mejora regulatoria de los diferentes municipios, así como para la Comisión Estatal de Mejora Regulatoria de Sonora (CEMERSON), en el caso de Sonora, donde los resultados de este tipo de estudios deben ser presentados a los diferentes organismos y asociaciones en donde sus agremiados son dueños de negocios con giros del sector comercio, para invitarlos a realizar mesas de trabajo para el análisis y diagnóstico de estos fallos; y si es de su interés, generar las directrices de mayor impacto para modificar y perfeccionar las regulaciones, de forma que se eliminen los obstáculos de esta actividad, y se logren los mayores ahorros de las cargas administrativas que se crearon en otros tiempos y con circunstancias muy diferentes. Y claro, esto hablando antes y durante la contingencia sanitaria por la cual estamos pasando, pero al estructurar una estrategia pos pandemia, sería muy inteligente aprovechar toda esta información y canalizar reformas regulatorias para la reactivación económica de nuestro estado, a corto o mediano plazo.

 C.P. Ernesto Aarón MartÍnez Nieves
 Comisionado Estatal de Mejora Regulatoria en Sonora
 Tel (662) 213-4297

  • Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en  http://consejoincide.org/  toda vez que se cite la fuente, al autor, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido.