LA CONSTRUCCIÓN ESTÚPIDA DE UN DESASTRE - INCIDE
20141
post-template-default,single,single-post,postid-20141,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

11 Jul LA CONSTRUCCIÓN ESTÚPIDA DE UN DESASTRE

En los años que llevo conociendo la gestión de riesgo, porque nunca se deja de aprender y mucho menos en estos temas, he visto acciones que de tan lógicas se convierten en imposibles de realizar; acciones de observación y práctica que me llevaron a determinar modelos de solución basados en un alto factor de riesgo que representa la conducta humana, más que el fenómeno perturbador que se presenta, versando ahí siempre “el meollo del asunto”.

Mucho se dice que los desastres son socialmente construidos y se tiene mucha razón, construidos por las condiciones humanas ligadas a nuestras pasiones o pecados capitales, como el egoísmo, la corrupción, la indolencia, la ignorancia, la intolerancia, la soberbia y la estupidez; y cada uno de manera inversa se concatena a las virtudes humanas o a los hábitos de la gente altamente efectiva desarrollados por Covey; para construir esa resiliencia que ha permitido que la humanidad no haya sucumbido hace siglos.

Nunca he sabido si en verdad lo dijo Einstein, ya que nunca he encontrado un sitio serio que me lo confirme: “sólo hay una cosa más grande que el universo y es la estupidez humana”, tema en el que me centraré en esta ocasión, apoyado en la “Teoría de la Estupidez” de Carlo Cipolla, catedrático en la Universidad de Pavía y Berkeley.

LAS 5 LEYES FUNDAMENTALES DE LA ESTUPIDEZ HUMANA

PRIMERA.- Siempre e inevitablemente, cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo, por ejemplo, en esas personas que habíamos catalogado como inteligentes pero que de repente comienzan a comportarse de manera insensata y obtusa. O basta salir a la calle para constatar cómo muchas personas se empeñan en obstaculizarnos o contagiarnos, sin ninguna razón aparente más que la estupidez.

SEGUNDA.- La probabilidad de que una persona determinada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de la misma persona, como tener el cabello rubio o los ojos negros. Por tanto, se encuentra distribuida en todos los círculos de la sociedad en una proporción más o menos similar, sin importar cuánto ascendiéramos en el nivel educativo, cultural o económico.

TERCERA.- Una persona estúpida es aquella que causa daño a otra persona o grupo sin obtener, al mismo tiempo, un provecho para sí e incluso causándose un perjuicio. No se considera como una cuestión de cociente intelectual, sino más bien de falta de inteligencia relacional. Es decir, una persona estúpida es aquella que daña a los demás y a menudo también a sí misma.

CUARTA.- Las personas no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas,  porque les resulta difícil imaginar y entender un comportamiento estúpido ya que generalmente su ataque nos toma por sorpresa e incluso cuando lo sufrimos, resulta difícil organizar una defensa racional porque el ataque en sí mismo carece de racionalidad. Al subestimar su poder, nos quedamos vulnerables y, por ende, a merced de su imprevisibilidad.

QUINTA.- La persona estúpida es la más peligrosa que existe: “Todos los seres humanos están incluidos en cuatro categorías fundamentales: INCAUTOS (penosamente entiende su candidez), INTELIGENTES (sabe que es inteligente), MALVADOS (consiente de su maldad) y ESTÚPIDOS (no sabe que es estúpido, contribuyendo a dar mayor fuerza, incidencia y eficacia a su acción devastadora ya que no está inhibido por la autoconciencia).

https://rinconpsicologia.com/wp-content/uploads/2019/04/Grafico_Cipolla.png

“La inteligencia y la estupidez no son lo contrario una de la otra, ni la estupidez es la falta de inteligencia, sino que la inteligencia es el producto, más o menos fracasado, de una serie continuada de intentos para dominar, o escapar, a la estupidez constitutiva de todo lo humano”, escribió Matthijs Van Boxsel, autor holandés de la Enciclopedia de Estupidez.

Más allá de etiquetar a las personas, es importante comprender los riesgos que representa la estupidez. En realidad, todos podemos comportarnos de manera estúpida, si no medimos el alcance de nuestras acciones o palabras. Si no desarrollamos un pensamiento crítico y nos olvidamos de la necesaria introspección, podemos convertirnos en víctimas de la estupidez, sufriéndola o ejerciéndola.

Algunos estúpidos causan normalmente solo perjuicios limitados, pero hay otros que llegan a ocasionar daños terribles, no ya a uno o dos individuos, sino a comunidades o sociedades enteras. La capacidad de hacer daño que tiene una persona estúpida depende de la posición de poder o de autoridad que ocupa en la sociedad.

El más claro ejemplo de lo comentado lo vivimos en México, pero tomaré solo la segunda opción que se te vino a la mente: COVID-19, desde todas sus ópticas y comportamientos humanos para enfrentarlo, comprenderlo, atenderlo y mitigarlo, en donde ha quedado demostrado que ha sido la estupidez y no la pandemia lo que nos tiene en el 12% de mortandad.

De igual modo te invitamos a conocer RetornoalTrabajo.com en:

Guillermo Moreno Ríos, Ingeniero civil con maestría en administración de la construcción y protección civil; académico en UNISON y UNICI; Director de protección civil y bomberos de Hermosillo (2015-2018); editor y columnista; presidente de Consejo INCIDE, coordinador de la zona noroeste de ARISE Mx y consultor en transferencia financiera de riesgos, seguros y protección civil.

Linkedin: https://www.linkedin.com/in/guillermo-moreno-r%C3%ADos/

En caso de requerir asesoría en la implementación: WhatsApp: https://wa.me/5216622570688

  • Se permite el uso, distribución y difusión del contenido publicado en  http://consejoincide.org/  toda vez que se cite la fuente, al autor, se vincule al artículo en nuestro sitio web y se mantenga la intención del contenido.