Covid-19 y yo. - INCIDE
19833
post-template-default,single,single-post,postid-19833,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

26 Jun Covid-19 y yo.

Hasta hoy tengo, alrededor, de 95 días en cuarentena y lo quiera o no estos días han sido algo complicados.

Estaba acostumbrada a estar en mi casa, solo iba a la escuela (a clases, clubs y deporte), los fines de semana iba con mis abuelos y a veces salía con amigas, así que realmente el hecho de no salir no me afectó o no me pegó tanto como a otros compañeros o amigos. A lo que no estaba acostumbrada era a que mi hermano y mi papá pasaran tanto tiempo aquí, usualmente solo éramos mi mamá, mi hermanita y yo, ellos se iban a trabajar y regresaban hasta en la noche.

Lo que extraño de ir a la escuela es llegar y ver a mis amigas, hablar de lo que nos había pasado el fin de semana, el día anterior o ese mismo día más temprano, no importaba que tan insignificante fuera el suceso. Extraño cada broma en medio de clase, cada que nos pedían mandar algún recado a otro maestro o a algún alumno, cada que salíamos de un examen y paseábamos por la escuela, saludando maestros, comprando en la tiendita o hablando de que tan mal o bien nos había ido; los recesos, en donde nos sentábamos en el campo disfrutando esos 20-30 minutos de descanso, cuando en medio de clase nos regañaban por hablar… A pesar de que no hablaba con mucha gente, extraño caminar por los pasillos en cada cambio de clase y ver las caras de los demás alumnos, de los maestros que de repente preguntaban cómo nos estaba yendo.

Extraño los sábados de ir a casa de mis abuelos paternos y sorprenderme con cada deliciosa comida que mi abuela había preparado; o los domingos en casa de mi abuelo materno, que entre mis papás y mis tíos cocinaban, mientras todos los primos reíamos por ver como no se ponían de acuerdo… Esos días en que cada quien ponía un poco de todo. Aunque solo fueran unas horas de estar ahí con todos ellos, extraño todo eso, los chistes (por más malos que fueran, sin afán de ofender a nadie), las historias e incluso los desacuerdos…

Lo que ha sido difícil es encontrar con qué entretenerme, no es como antes que hacía tareas o proyectos y como descanso veía series o películas, ahora me canso de verlas.

Estoy aprendiendo japonés, estudio algunos cursos en línea, sigo tocando la guitarra y cantando de vez en cuando.

Agradezco a mis abuelas por enseñarme a tejer, porque me he dedicado a hacer una cobija para mi hermanita. Sé que ambas están felices porque continúo con lo que se volverá una gran herencia.

Los fines de semana horneo pasteles, galletas (que hasta ahora parecen piedras con sabor a vainilla con chispas de chocolate), a veces hago pizza en compañía de mi hermano y en ocasiones, de mi mamá. 

Hace unas semanas opté por cortarme el pelo yo misma y de alguna manera hizo que sintiera que algo había cambiado y me relajó un poco.

Lo único que nunca me va a hartar es escuchar música y cantar, aunque mi familia ya esté cansada de escucharme a todas horas.

Han cambiado muchísimas cosas en estos días, por eso tenemos que encontrar la forma de pasarla bien, tenemos que tratar de encontrar lo bueno en estos tiempos de incertidumbre.

Creo que de las cosas buenas que ha traído todo esto es que cada sábado hay vídeo llamada con mis abuelos y primos paternos y aprendemos más sobre lo que hacían mis abuelos en su juventud, o el por qué decidieron hacer algo por qué les gusta, en el caso de mi abuela, tejer y en el caso de mi tata tomar fotografías, sus comidas y películas favoritas, cada sábado es de recordar… recordar como mi abuelo cambiaba las reglas del Monopoly o hacía trampa en damas chinas y ajedrez, recordar las bromas que nos hacían mis primos, lo que hacían mi papá y mis tías en su niñez y juventud.

Otra cosa buena es poder ser testigo de los nuevos descubrimientos de mi hermana, que cada día nos vuelve más locos a todos con sus ocurrencias.

Victoria Moreno Cruz

  • Alumna de 5to semestre de preparatoria en Instituto Vanguardia.
  • Tesorera del Club de Lectura del Instituto Vanguardia.
  • Egresada de la primera generación de la Academia Juvenil de Bomberos de Hermosillo y posteriormente instructura de la misma.
  • Embajadora de Protección Civil para la Juventud Mexicana por la Coordinación Nacional de Protección Civil en 2020.
  • Expositora en la Semana de Protección Civil 2018 de la Universidad de Sonora.
  • Creadora de Iniciativa Victoria, pata la la cultura de la protección civil sea obligatoria en la educación básica.
  • Participante de Cross Border Youth Summit en 2019.
  • Miembro de Juventud INCIDE.
  • Hobbies: Tocar la guitarra acústica y eléctrica, cantar y tejer.
  • He tocado al lado del grupo Retro en dos ocasiones y con el grupo Deja Vu.
  • Integrante de la banda Área B de 2018 – 2019.

Comentarios al WhatsApp: https://wa.me/5216624060777

vic.m.cz03@gmail.com